Beneficios de la alcachofa

Los egipcios ya utilizaban la alcachofa para desintoxicar el hígado 500 años antes de Cristo (a.C). Tiene también propiedades para ayudar a disminuir el colesterol y ejercer una acción hipoglucémico. En todo el mundo la alcachofa tiene una reputación de planta medicinal de grande valor, por la riqueza de sus substancias curativas y propiedades digestivas.

beneficios de la alcachofa

Beneficios de la alcachofa para la salud

La alcachofa es rica en ácidos fenólicos, flavonoides, inulina, cinarina, potasio, magnesio y sales contenidas en las hojas, lo que le da eficacia estimulante en la vesícula biliar y es protectora del hígado.

En la medicina natural se lo recomienda para el tratamiento de Ictericia, hepatitis, flatulencia, colesterol, vesícula biliar, migrañas de origen hepática, insuficiencia hepática, mala digestión, eructos, gases, cálculos biliares.

El principal constituyente de la hoja de alcachofa es la Cinarina, que ha demostrado una acción muy específica en el aumento de la producción de bilis en el hígado (conducto biliar) y también aumenta el flujo de bilis en la vesícula biliar (colerética). Aunque sin pruebas suficientes, la alcachofa fue utilizada como anti veneno en situaciones de emergencia y con resultados muy por encima de las expectativas. Miliares de estudios fueron hechos y muchos continuaron en curso desde 1966, por los resultados efectivos conseguidos y verificados por diversos investigadores.

La alcachofa reduce el nivel de colesterol sintetizado en el hígado, a través de la movilización de grasa almacenada en el hígado y otros tejidos. Además del colesterol, otras grasas como triglicéridos son reducidas por la acción de la Cinarina.

Ha sido utilizada en la prevención de cálculos biliares y problemas hepáticos, relacionados con el abuso de alcohol, anemia, aterosclerosis, diabetes y riñón. En estudios recientes se verifica una considerable neutralización de acides de ácido úrico en el organismo, por la estimulación de  diuresis y la consecuente eliminación.

Pacientes con cálculos biliares deben ser prudentes y tener asesoramiento médico. Las mujeres en periodo de lactancia deben abstenerse porque disminuye la leche. La alcachofa es utilizada en todo el mundo, fresca o en conserva, constituyendo en algunos países como Italia y Francia, uno de los platos más apreciados en la gastronomía diaria. En programas de adelgazamiento es muy recomendada, por el bajo contenido calórico y grandes cantidades de fibras, no engordando y favoreciendo el tránsito intestinal. La alcachofa sazonada con aceite de oliva, ajo, albahaca, tomillo el romero, que son geniales.

A pesar de tener origen europea, la alcachofa es una planta cultivada en el mundo entero y muy apreciado debido a sus propiedades medicinales.

La alcachofa puede consumirse de varias maneras, como en forma de té, cocida o hasta en capsulas.  Tomándola de esta última forma, se recomienda tomar dos capsulas tres veces al día siempre después de las comidas (2 por las mañanas, 2 a la tarde y 2 a la noche)

Con grandes poderes medicinales, la planta adquiere buena fama entre los médicos que acostumbran recetas medicamentos naturales, principalmente en el tratamiento de enfermedades hepáticas. Es posible encontrar en la alcachofa grandes cantidades de vitamina A, B, C y minerales como el cobre, azufre, iodo, calcio, hierro, fosforo, potasio, sodio, zinc e manganeso.

Beneficios y propiedades de la alcachofa

Actúa como un tónico digestivo;

Es diurética;

Estomáquica;

Ayuda en la cura de enfermedades del hígado;

Es laxante, sin irritar la mucosa de los intestinos;

Disminuye el mal colesterol;

Es hipoglucémico;

Depurativa;

Previene varias enfermedades hepáticas;

Es eficaz en el combate de grasas, por eso es considerada quema grasas;

Ayuda en el combate del endurecimiento de las arterias y posee efecto antiesclerótico;

Sus hojas reducen la tasa de azúcar en la sangre, controlando la diabetes, la hipertensión y la anemia.

Atención!

La alcachofa en capsulas pueden conseguirse en farmacias o tiendas de productos naturales. En esos establecimientos también es posible encontrar la planta en jarabe o comprimido, consulte a su médico para saber cuál es mejor para su caso.

No deben consumir la alcachofa en ninguna de sus formas las personas que son propensas a alergias o poseen cualquier obstrucción de ducto biliar, embarazadas y lactantes, ya que pueden llevar a la reducción de la secreción láctea, individuos con problemas en la vesícula, hepatitis, insuficiencia renal y cáncer hepático.

Té de alcachofa

Estimulante vesicular, venal y hepático

Coloque una cucharada de sopa de hojas de alcachofa rebanadas en una taza de té con agua hirviendo. Deje que hierva por más de 5 minutos, apague el fuego y sofocar la bebida por 10 minutos. Cuele la infusión y beba una taza 2 o 3 veces al día antes de las principales comidas.

Leave a Reply