Beneficios del anacardo

Se le conoce científicamente como Anacardium occidentale y culturalmente como cajú, nuez de la india, anacardo, castaña de cajú,  marañón, caguil o merey. Se trata de un árbol proveniente del amazonas, del sur de Venezuela y el nordeste de Brasil. Sus componentes son empleados para fabricar medicamentos, cosméticos y dulces.

Es un árbol desarrollado de 7 metros, perenne y muy ramificado, el tronco es irregular y tiene hasta 30 cm de diámetro. Tiene una esperanza de vida de 30 años y produce frutos al tercer año de vida. Los colonizadores portugueses valoraron en gran medida las propiedades nutricionales de las nueces de este árbol, las transportaron a la India en 1568 y de esa forma llegaron al sudoeste asiático.

A la corteza del árbol se le atribuyen beneficios como alivio de diarrea y disentería, hemorragias, cicatrización de heridas y alivio de infecciones de la garganta.

beneficios de los anacardos

La planta produce un seudofruto y una nuez. El seudofruto es carnoso y madura para convertirse en la nuez. Se emplea para fabricar mermeladas, jaleas, gelatinas, jugos y más. Su sabor es agrio, muy astringente y jugoso. Sin embargo, es más frecuente la comercialización de la nuez debido a sus beneficios.

Existen dos especies, el anacardo rojo, con una forma más alargada y asociado culturalmente a la fertilidad y el anacardo común.

Beneficios nutricionales

Cada 100 g de anacardos aportan los siguientes beneficios nutricionales:

Beneficios de los anacardos

La semilla se consume como un fruto seco, tiene un sabor suave y tostado, con una textura crujiente y cremosa al masticarlo. Tiene un sabor intermedio entre las almendras y las nueces de macadamia.

Aceites esenciales

Como todos los frutos secos y semillas, el anacardo es rico en aceites esenciales.

Cobre

Es una de las semillas más ricas en cobre, el cual, junto a su riqueza en otro tipo de minerales es adecuado para tratar aquellas situaciones donde nos vemos afectados por la pérdida de electrolitos. Es por ello que son muy recomendados a los atletas.

Es rico en magnesio, por lo que se recomienda a las personas que requieren abundantes cantidades de este mineral como los afectados por fatiga, fibromialgia y osteoporosis.

Energía

Son una gran fuente de vitaminas del complejo B, por lo que contribuyen al adecuado funcionamiento del hígado y nos ayuda a sentirnos con energías.

Son una gran fuente de vitaminas y minerales.

Para el cerebro

El aporte de complejo B de esta semilla promueve un correcto funcionamiento cerebral y de las conexiones entre las neuronas. Un déficit de vitamina B puede provocar depresión y cambios en el estado de ánimo.

El consumo de 100 g de anacardos aporta el 30% de la cantidad recomendada de vitamina B5 y el 7% de la cantidad recomendada de vitamina B3. Estas dos vitaminas actúan a nivel celular generando energía. El consumo de 100 g de anacardos aporta el 35% del aporte diario recomendado de vitamina B9.

Esta vitamina contribuye a la síntesis de proteínas estructurales, la fabricación de hemoglobina en la sangre y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. El ácido fólico es de vital importancia en la formación de nuevas células y en la formación de los nervios y sistemas nervioso del bebé durante el embarazo.

Para mejorar el rendimiento académico

Son muy recomendables para los estudiantes pues mejoran el rendimiento intelectual y la memoria. Se les recomienda también a personas que se enchutaran bajo estrés o están sometidas a un alto nivel de exigencia intelectual.

Contienen triptófano, una sustancia que es necesaria para el adecuado funcionamiento del cerebro y de sus conexiones, mejorando la atención y la capacidad de reacción. Son ideales para incrementar la memoria y prevenir la amnesia.

Para la circulación

Son ricas en ácido linolénico u omega seis, este componente contribuye a la Sinensis de sustancias vasodilatadoras, antitrombóticas y de propiedades antiinflamatorias.

Es recomendable entonces su consumo en caso de problemas del corazón, hipertensión y mala circulación. Se recomienda consumirlos crudos sin sal y sin tostar.

Reducir el colesterol

Contienen elevadas cantidades de fitoesteroles, sustancias que impiden la absorción en el intestino del colesterol, lo que contribuye a reducir sus niveles en la sangre. Protege además, contra enfermedades asociadas un elevado nivel del mismo como la arteriosclerosis o mala circulación.

Para la menopausia

El elevado contenido de fitoesteroles alivian también los síntomas de la menopausia ocasionados por la falta de estrógenos como los sofocos y la sudoración excesiva.

Para la hipertensión

Son ricos en magnesio y potasio, minerales que regulan los impulsos que controla el corazón, además regula la presión arterial y la mantiene equilibrada. El potasio es muy recomendable para mejorar la salud del corazón en casos de insuficiencia cardiaca, arritmias e hipertensión.

El contendido de potasio contribuye también a regular la diuresis en el organismo.

El cobre en el anacardo es un oligoelemento necesario para la formación de enzimas que intervienen en la flexibilización de los vasos sanguíneos. Al tener vasos sanguíneos flexibles la sangre circula mejor.

El magnesio es considerado como relajante natural, contribuye a la descontracción muscular, también necesaria en el músculo cardíaco.

El magnesio es un mineral alcalinizante, por lo que contrarresta la acidificación excesiva del organismo.

Antioxidante

Contienen sustancias antioxidantes como flavonoides y vitamina E. Estas sustancias combaten los radicales libres provocando la desestabilización de las membranas de las células provocando daños en la piel o en el ADN. Este daño es el responsable del envejecimiento prematuro, oxidación del colesterol, arterioesclerosis, enfermedades degenerativas y más.

Hierro

Contienen un elevado contenido de hierro que, al ser de origen vegetal no es absorbido en su totalidad como el hierro animal. 100 g de anacardos aportan el 66% de las cantidades necesarias de hierro. Sin embargo, su consumo se debe complementar con fuentes de proteína vegetal.

Si se sigue una dieta vegetariana se recomienda combinarlos con legumbres y verduras para masificar el aporte de hierro al organismo.

Leave a Reply