Saltar al contenido

Beneficios de las isoflavonas de soya

Beneficios de las isoflavonas de soya

Las isoflavonas de soya son sustancias provenientes de la soya a las que se le atribuyen diversos beneficios para la salud. Se cree que cuentan con beneficios muy valorados para las mujeres, sobre todo cuando llega la menopausia.

¿Qué son las isoflavonas de soya?

Las isoflavonas de soja son productos derivados de las plantas que tienen actividad estrogénica. Las isoflavonas son sustancias diferentes a los endógenos humanos y tienen la capacidad de unirse a los receptores estrogénicos siendo los mejores la genisteína y la daidzeína.

También se le puede encontrar como un suplemento dietético a base de hierbas. Suele promocionarse para mantener el equilibrio de las hormonas y para aliviar ciertos síntomas de la menopausia. No está aprobada por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos) para usos médicos.

Se le clasifica como un modulador selectivo de los receptores de estrógeno. Las isoflavonas pertenecen al grupo de los polifenoles.

¿Para que sirven las isoflavonas de soya?

para que sirven las isoflavonas de soya

Las isoflavonas de soya además de sus efectos estrogénicos también aportan diversos beneficios al organismo.

Sirve para aumentar el busto

Las isoflavonas de la soya procesadas contienen estrógeno, una hormona encargada además de las funciones ováricas de dar tamaño de los senos. Cuando existe una mayor liberación de estrógeno en el organismo, se agranda el busto.

El consumo de isoflavonas 3 veces al día puede incrementar el tamaño de los senos. Es recomendable consumirlas con mucha agua o infusiones diuréticas para que las isoflavonas incrementen los senos pero no provoquen retención de líquido en otras artes del cuerpo.

Mejoran el sistema circulatorio

Además de su efecto estrogénico, las isoflavonas tienen la capacidad de mejorar la perfusión arterial sistémica, esta no es más que una medida directa de la flexibilidad de las arterias centrales y un predictor del riesgo de enfermedad coronaria.

También te puede interesar:  Propiedades del pepino

Para el esqueleto

La genisteína es una isoflavona abundante en la soja y en sus derivados, esta sustancia mejora todos los parámetros de la formación ósea y reduce los indicadores de resorción. Hace poco se descubrió que esta isoflavona puede mejorar la función endotelial llegando a prevenir la arteriosclerosis.

Para bajar el colesterol

Debido a su actividad estrogenica tienen propiedades hipocolesterolémicas, es decir, disminuyen el colesterol LDL.

Antioxidantes

Además de sus beneficios para el sistema cardiovascular se le debe agregar su función antioxidante. Así, previene la oxidación del colesterol limitando la formación de ateromas.

Para la diabetes

Se han presentado evidencias de que las isoflavonas son beneficiosas para la obesidad y la diabetes. La ingesta de proteínas de soya mejora el control de la glucosa y la resistencia a la insulina.

La proteína de soya es moduladora de la hiperglucemia y reduce el peso corporal, la hiperlipemia y la hiperinsulinemia, por lo tanto cuenta efectos beneficiosos tanto para la diabetes tipo 2.

Las isoflavonas actúan a través de varios mecanismos que regulan la secreción de insulina pancreática.

Para la mujer

Ayuda a aliviar y paliar los efectos que se padecen durante el síndrome climatérico. Este síndrome antecede a la menopausia, es decir, en este periodo se reduce la actividad de los ovarios.

Previene la descalcificación ósea porque evitan, la movilización de calcio de los huesos debido a su efecto estrogénico.

¿En qué época de la vida están más indicadas?

Durante el climaterio está indicada como el calcio y la vitamina D. Es decir, durante el climaterio es necesario consumir las isoflavonas. Durante este periodo se da la reducción progresiva del periodo menstrual y del ciclo ovario, descenso de los niveles hormonales y cambios emocionales y físicos.

Debido a estos cambios es necesario seguir una serie de recomendaciones sobre la salud y la alimentación. Es en este periodo donde la mujer empieza a presentar un mayor riesgo de padecer osteoporosis, alteraciones de los lípidos sanguíneos, aterosclerosis e incremento de peso.

¿Cómo se toman?

Las isoflavonas se pueden encontrar en el grano de soja, una legumbre consumida en China, Japón y diversos países orientales. Pertenecen a un grupo de polifenoles con capacidad fitoestrogénica, es decir, que se comportan como los estrógenos pero sin serlo.

También te puede interesar:  Propiedades de la arveja verde

Pueden consumirse directamente de la soja, de legumbres y de alimentos enriquecidos por ella como leches, zumos y yogures especiales.

También pueden consumirse como nutracéuticos, es decir, como comprimidos o capsulas con el principio activo, siempre bajo supervisión de un médico.

¿Qué alimentos contienen isoflavonas de soya?

Los alimentos ricos en fitoestrógenos e isoflavonas son:

  • Alfalfa.
  • Espinacas.
  • Semillas de linaza.
  • Soja.

¿Cuál es el precio y donde se consiguen?

Puedes encontrar comprimidos de isoflavonas de soya por un precio que va desde los 12 euros a los 12 euros. Se pueden comprar en tiendas online, farmacias y herbolarios.

Contraindicaciones

No se recomienda el consumo de isoflavonas a madres lactantes y embarazadas. También se recomienda evitar ofrecer productos de soya a los niños más pequeños. El consumo de soya puede incrementar la presencia de estrógenos en la sangre, relacionado con la aparición temprana de la pubertad en la niña.

Se recomienda que a los tres meses de seguir un tratamiento con isoflavonas de soya se debe realizar un examen hormonal y chequeos en los senos.

Últimos estudios sobre las isoflavonas de soya

A pesar de la fama de las isoflavonas para evitar sudores nocturnos, bochornos y demás síntomas de la menopausia. Diversos estudios han demostrado que no tienen efectos sobre estos síntomas y que no reducen la perdida de hueso relacionada con el envejecimiento, lo cual, conduce a la osteoporosis.

El estudio consistió en ofrecer a un grupo de mujeres pastillas de isoflavonas de soya y a otro grupo un placebo durante dos años. Luego, se evaluaron y no existió ninguna diferencia entre ellas en los cambios de densidad mineral ósea en la columna, cadera y cuello y aquellas que consumieron soya experimentaron bochornos.

Se recomienda el consumo de pequeñas cantidades de soya orgánica al como lo hacen los asiáticos. El consumo en el occidente de los productos de soya es elevado y no es natural ni seguro.

Fuentes:

(1) https://www.lechepuleva.es/huesos-fuertes/beneficios-isoflavonas-soja-mujeres
(2) https://nutricionsinmas.com/soja-peligros-de-las-isoflavonas-y-posibles-beneficios/
(3) https://es.wikipedia.org/wiki/Isoflavonas_de_soja
(4) http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/nuevo-estudio-demuestra-que-la-soya-no-sirve-para-tratar-la-perdida-de-hueso-ni-los-bochornos.aspx
(5) http://carefirst.staywellsolutionsonline.com/spanish/relateditems/26,2629es