Beneficios de la miel de agave

La miel de agave proviene de una planta conocida como agave azul, que crece al sur de los Estados Unidos, Centro y Suramérica. Se obtiene desde tiempos inmemoriales hirviendo la penca del agave azul, hasta hace poco no se conocía del todo sus propiedades edulcorantes pues esta planta se empleaba más para la fabricación de tequila. Para preservar los beneficios de la miel de agave, esta debe ser almacenada a menos de 40 ºC.

Composición de la miel de agave

  • Vitaminas: A, B, B2 y C.
  • Bifidobacterias.
  • Fructoligosacáridos.
  • Minerales: Hierro y fósforo.
  • Libre de gluten.
  • Inulina.
  • Proteínas.
  • Niacina.

Beneficios

El consumo de la miel de agave ofrece los siguientes beneficios:

  • Favorece la absorción de calcio y manganeso, por lo que es ideal para prevenir y ayudar en el tratamiento de la osteoporosis.
  • La inulina favorece el tránsito y las funciones intestinales.
  • Es ideal para los celíacos, pues no contiene gluten.
  • Su contenido de bifidobacterias impide el crecimiento y proliferación de bacterias como la E-Coli, Listeria, Shigella y Salmonella.
  • Favorece el crecimiento de la flora intestinal por sus propiedades probióticas, lo que ayuda a las personas que sufren de estreñimiento, diarrea y gastritis a digerir mejor los alimentos.
  • Baja los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
  • Desintoxica y drena venas y arterias.
  • Su alto contenido de fructoligosacáridos favorecen la eliminación de grasas y toxinas, lo que favorece en la pérdida de peso de las personas que consumen la miel con regularidad.
  • Al ser fructosa y no glucosa, no favorece el crecimiento de bacterias dañinas en los dientes, lo que previene la aparición de caries.
  • Su consumo es recomendado para las personas diabéticas, ya que la fructosa no requiere de insulina para ser metabolizada en el organismo. Otro punto a considerar es que el bajo índice glucémico de la miel, no altera los niveles de azúcar en el organismo.

beneficios de la miel de agave

Nota importante

Como bien reza un famoso dicho popular, “No todo lo que brilla es oro”, en este caso aplica igual, no podemos dejarnos engañar por el dorado color de la miel de agave comercializada, pues, no es miel de agave natural. Es un sirope fabricado industrialmente con el interior de la penca de agave azul, hasta ahí el proceso es similar a la fabricación de miel tradicional, la diferencia radica en las altas temperaturas utilizadas para obtener la “miel” las cuales destruyen todos los beneficios arriba enunciados.

Este sirope comercial solo ofrece los beneficios de un endulzante natural adecuado para diabéticos, es decir, altos contenidos de fructosa con la solubilidad de la miel tradicional, que le permite ser mezclado con éxito en bebidas frías o calientes, recetas de postres y demás. Cabe destacar que si se utiliza para reemplazar el azúcar en las recetas, debemos utilizar un 25% menos de lo indicado, pues la miel es muy dulce y podría llegar a alterar el sabor final.

El consumo continuado de fructosa puede afectar negativamente al hígado, quien es el encargado de metabolizar este compuesto, provocando problemas como el hígado graso, aumento de los triglicéridos y el azúcar en sangre, incrementando el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Todo en exceso es dañino, ¿Qué podemos hacer para evitar esos problemas y disfrutar de los beneficios de la miel de agave? En primer lugar debemos restringir su consumo, y el de productos endulzados con ella, y en segundo lugar debemos asegurarnos de comprar la miel de agave tradicional mexicana y no el sirope comercializado como miel. Si nos aseguramos de cumplir los dos puntos anteriores, podremos disfrutar de la miel de agave sin problema alguno, equilibrando los beneficios con sus efectos adversos.

¿El artículo te ha sido de ayuda?

Comentarios

Comentarios