Saltar al contenido

Propiedades y beneficios de la lechuga

propiedades-de-la-lechuga

Es una planta herbácea cuyas propiedades dietéticas son muy reconocidas, pues, 100 g de lechuga apenas tienen 10 calorías. La lechuga es cultivada en zonas templadas; su cultivo inició en Asia y desde ahí se distribuyó al resto del mundo gracias a los exploradores y colonizadores.

Las lechugas son vegetales de hoja verde que provienen de hierbas anuales que pueden alcanzar 1 metro de alto. Quizás uno de los beneficios de la lechuga que más conocemos es su capacidad para hacernos perder peso al saciar nuestro apetito y evitar que abusemos con la comida.

Conocida como lactuta sativa es un vegetal empleado en gran parte crudo, siendo algunas variedades chinas muy gruesas por lo que suelen ser cocidas antes de ser servidas.

Las lechugas han sido utilizadas como un producto medicinal desde tiempos de Carlomagno quien, solicitaba que se cosechara esta planta en sus tierras junto a la menta y otros condimentos.

propiedades-de-la-lechuga

Tipos de lechuga

Existen cuatro tipos de lechugas:

  • Beluga.
  • Romana.
  • Francesa.
  • Batavia.

Todas con propiedades similares, variando sólo su presentación, sabor y textura.

Composición nutricional

La lechuga posee en su composición:

  • Un alto contenido de agua (90 a 95%)
  • Antioxidantes.
  • Vitaminas: (Por cada 100g)
  • A: 166 μg
  • C: 3.7 mg
  • E: 0.18 mg
  • B1: 0.057 mg
  • B2: 0.062 mg
  • B5: 0.15 mg
  • B6: 0.082 mg
  • K: 102.3 μg
  • Minerales:
  • Fósforo: 33 mg
  • Hierro: 1.24 mg
  • Calcio: 35 mg
  • Potasio: 238 mg
  • Sodio: 5 mg
  • Zinc: 0.2 mg
  • Magnesio: 13 mg
  • Manganeso: 0.179 mg
  • Aminoácidos.

Propiedades de la lechuga

  • Retrasa el envejecimiento celular: Su porcentaje elevado de antioxidantes previene el efecto de los radicales libres sobre tus células; esto también previene en cierta medida el cáncer.
  • Mejora la circulación: Reduce los niveles de colesterol LDL, lo que evita la acumulación de grasa en las arterias.
  • Ayuda a mantener la salud ósea: Sus elevados contenidos de vitamina k contribuyen a mantener los huesos sanos ya que estimula la actividad en las células óseas.
  • Sexuales: En la mujer aumenta la fertilidad y en el hombre previene los problemas de eyaculación precoz. También es considerado un afrodisíaco por sus componentes calmantes y desinhibidores.
  • Contribuye con los tratamientos médicos de enfermedades crónicas: La lechuga contiene hiosciamina, lactucina, asparraguina y ácido lactucico, alcaloides conocidos por incrementar los efectos benéficos de los medicamentos del Asma, la diabetes, la tos nerviosa y dolores crónicos.
  • Limita el daño neuronal en el cerebro: Es recomendable para prevenir o combatir el alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas.
  • Efecto saciante: Su consumo engaña al organismo, pues le hace creer que estamos llenos a pesar de haber consumido una pequeña cantidad. Por lo que es el vegetal por excelencia en las dietas, su consumo en ensaladas, como acompañante o sustituto de las tortillas de trigo o maíz para cocinar tacos o rollito saludables es ampliamente recomendada.
  • El jugo de lechuga fortalece el sistema inmune y la función muscular. Hay quienes afirman que tomar un vaso antes de dormir ayuda a controlar la presión arterial.
También te puede interesar:  ¿Para qué sirve el chile habanero?

Beneficios medicinales de la lechuga

La lechuga contiene ácidos grasos esenciales, pectina y aminoácidos que  junto a vitaminas y minerales, aportan propiedades medicinales a este sencillo vegetal.

Tranquilizante

La lechuga contiene sustancias sedantes, una de ellas, la lactucina, ayuda a calmar los nervios, reduce las palpitaciones y controla el insomnio, permitiéndonos dormir toda la noche.

Se puede disfrutar de esta propiedad consumiendo infusión de lechuga, para ellos agregaremos partes iguales de agua y lechuga y la beberemos al despertar y antes de ir a dormir.

Diurético

La lechuga es uno de los mejores diuréticos que puede ofrecer la naturaleza, estimula los riñones favoreciendo la eliminación de la orina.

Es muy recomendada en casos de hipertensión, obesidad, hidropesía, edemas, nefritis y cálculos renales.

También se le recomienda a personas que padecen de diabetes tipo II, pues ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre al estimular la micción.

Control de flatulencias

La lechuga es digestiva, cuenta con propiedades carmitativas que ayudan a nuestro organismo a liberar las flatulencias o a prevenirlas evitando esa molesta sensación de abdomen y vientre hinchado.

Protege el estómago y el sistema digestivo de inflamaciones y además, facilita la digestión.

Para el sistema circulatorio

El consumo de lechuga previene la arterioesclerosis, disminuye los niveles de colesterol y facilita la circulación. La lechuga también alivia los problemas circulatorios en manos y pies.

Este vegetal previene la formación de coágulos en los vasos sanguíneos, estos son responsables de infartos al miocardio, anginas de pecho, ictus y más.

Sistema respiratorio

Alivia los ataques de asma y los espasmos bronquiales. Tiene la capacidad de combatir la tos.

La lechuga también:

  • Incrementa el deseo sexual si es consumida en pocas cantidades.
  • Alivia los problemas menstruales.
  • Protege la salud visual.
  • Es analgésica.
También te puede interesar:  ¿Cómo hacer agua, jugo y dulce de tamarindo?

Consejos para el consumo de lechuga

  1. Debemos lavar muy bien sus hojas, pues, en algunas zonas de cultivo es regada con aguas residuales, las tierras están contaminadas o su manipulación no es lo más higiénica posible, lo que facilita la contaminación con bacterias, virus o parásitos nocivos para nuestra salud. Para impedir esto es recomendable no sólo lavar las hojas con vinagre, sino con agua y una pequeña cantidad de cloro.
  2. No consumas lechuga en establecimientos de dudosa higiene.
  3. Actualmente en la red se desaconseja el consumo de lechuga pues alegan que no contiene ni vitaminas, ni minerales y sólo es un conjunto de hojas con una gran proporción de agua, nada más lejano a la realidad, el estudio de su composición ha sido llevado a cabo por organismos competentes en la materia y han sido demostradas científicamente sus propiedades y contenidos de vitaminas y minerales.

Es importante recordar los tres puntos anteriores para poder disfrutar sanamente de los beneficios y propiedades de la lechuga.