Saltar al contenido

Propiedades de las Patatas

propiedades-de-las-patatas

¿Qué son las patatas? Todos las conocemos y para muchos es el alimento favorito de toda la pirámide alimenticia. Las patatas no son más que tubérculos comestibles que provienen de los pueblos de América, donde han sido consumidos desde tiempos inmemorables hasta que la colonización de pueblos Europeos las llevó al Nuevo Mundo. Sin embargo, no fue hasta la Gran Crisis del siglo XVII cuando empezaron a ser consumidas por las grandes casas aristocráticas de Europa, pues el hambre empezaba a hacer mella en ellos. Las propiedades de las patatas son numerosas y su aporte nutricional es elevado debido a su origen. Las patatas son los tallos subterráneos enriquecidos con nutrientes de la patatera. De hecho, es lo único comestible de esta planta, siendo sus otras partes altamente venenosas.

Propiedades de las patatas

Las patatas cuentan con múltiples propiedades que beneficias a nuestra salud. Es importante resaltar que nunca deben ser aplicadas crudas como cataplasma sobre heridas abiertas pues contienen compuestos venenosos para nuestro organismo que sólo se eliminan con la cocción.

propiedades-de-las-patatas

La patata ofrece:

Propiedades antiácidas: El jugo de la patata es alcalino por lo que su consumo ayuda a combatir este problema estomacal. Recuerda que la acidez puede ser  síntoma de un problema mayor, así que consulta con un médico si los síntomas continúan.

Propiedades cosméticas: Por su alto contenido en almidón una mascarilla de patata cocida ayuda a combatir el acné.

Propiedades analgésicas: Tomar jugo de patata puede ayudarte a aliviar los dolores causados por accidentes como caídas, golpes, congelación y quemaduras.

También te puede interesar:  ¿Para que sirve el pan de espelta?

Propiedades digestivas: La patata es un tubérculo muy rico en fibra vegetal por lo que mejora el transito intestinal y ayuda a combatir el estreñimiento.

Propiedades dietéticas: La patata es rica en hidratos de carbono, los cuales pueden brindarte la energía necesaria para iniciar tus rutinas deportivas. La patata no contiene grasas en su forma natural lo que significa que, si la cocinamos al vapor o hervida, no va a hacernos subir de peso, al contario, reemplazar el arroz o la pasta por una ración similar de patatas reducirá considerablemente el aporte calórico de nuestras comidas, pues una ración de patata apenas contiene la mitad de calorías que una ración similar de otros tipos de carbohidratos. Las patatas son el alimento perfecto para incluir en una dieta para adelgazar.

Propiedades defensivas: Consumir regularmente una ración de patatas eleva la capacidad defensiva de nuestro cuerpo para combatir enfermedades.

La patata es un superalimento para tu cerebro: La patata mejora todas las funciones cerebrales pues es rica en todos los minerales y vitaminas que requiere este órgano para funcionar plenamente como lo son:

  • Cobre.
  • Hierro.
  • Manganeso.
  • Potasio.
  • Vitaminas B6 y C.

Propiedades antihipertensivas: La patata es rica en potasio, un mineral que favorece el flujo de los líquidos corporales, esto previene la retención de líquidos y combate la hipertensión arterial.

Propiedades sedantes: El consumo de patata ayuda a conciliar el sueño, eliminar los calambres y espasmos musculares, el estrés y la tos nerviosa que puedan alterar nuestro descanso.

Propiedades desintoxicantes y antiescorbúticas: La patata tiene un alto contenido de vitamina C y minerales que previenen el escorbuto y limpian al organismo de sustancias tóxicas.

También te puede interesar:  Usos y beneficios de la leche evaporada

Propiedades energéticas: La patata aporta gran cantidad de energía por su gran porcentaje de hidratos de carbonos de lenta absorción. Esto las hace ideales para ser consumidas en el desayuno o como parte del almuerzo.

Contraindicaciones

  • Debemos tomar en cuenta que las patatas son altamente venenosas si se consumen crudas.
  • Las personas con hipotensión deben consumirlas en poca cantidad pues, por su alto contenido en potasio, la patata puede bajar la tensión al dilatar las arterias y favorecer la pérdida de líquidos.
  • Las personas que sufren de diabetes NO pueden comer patatas, ya que son ricas en hidratos de carbono.