Alimentación

Todas las propiedades y beneficios del poroto

Los porotos son legumbres de diversos colores muy beneficiosas para la salud porque constituyen un platillo muy nutritivo rico en proteínas, vitaminas y minerales. Según investigaciones realizadas por el Hospital St. Michael’s de Toronto, consumir una porción de porotos al día reduce el colesterol dañino.

¿Qué son los porotos?

Se trata de una especie anual nativa de Mesoamérica y América del Sur con numerosas variedades en todo el mundo ideales para el consumo tanto como vainas verdes como semillas frescas o secas.

Se les conoce también como alubias, habichuelas, frijoles y judías.

Información nutricional

Por cada 100 g los porotos aportan:

Energía 333 kcal
Carbohidratos 61.5 g
Proteínas 19.2 g
Agua 7.9 g
Vitaminas
Vitamina A 1.0 μg
Vitamina B1 0.62 mg
Vitamina B2 0.14 mg
Vitamina B3 1.7 mg
Vitamina B6 0.4 mg
Vitamina B9 394 μg
Minerales
Calcio 228 mg
Magnesio 140 mg
Fósforo 407 mg
Potasio 1406 mg
Sodio 24 mg
Zinc 2.79 mg

Beneficios de los porotos

beneficios de los porotos

Los porotos son considerados como una gran fuente de proteínas. Por esta razón, veganos y vegetarianos los consideran la base de su dieta. Se recomienda combinarlos con arroz para obtener todos los aminoácidos esenciales.

Fuente de energía

Son una gran fuente de energía, con 100 gramos obtienes hasta 200 calorías, de las cuales, un 20% corresponde a proteínas.

Para la diabetes y el estreñimiento

Son beneficiosos para los diabéticos, porque, a pesar de poseer hidratos de carbono, los porotos controlan la absorción de glucosa en el intestino gracias a su alto contenido de fibra.

Debido a esto, si los combinamos con abundante agua, pueden convertirse en un remedio contra el estreñimiento, previniendo así, el cáncer de colón. También ayudan a evitar enfermedades cardiovasculares y reducen el colesterol.

Aportan vitaminas y minerales

Aportan vitamina A, necesaria para el cuidado de los huesos, de la piel, de mantener el funcionamiento correcto de las vías respiratorias, urinarias e intestinales así como, la regeneración de las células. Esta vitamina ayuda a combatir la ceguera.

También te puede interesar:  Propiedades del cartilago de tiburon

El fósforo es el mineral más destacado que aportan estas legumbres, es necesario para los dientes, huesos y la regeneración muscular. También aportan magnesio y potasio, minerales necesarios para funcionamiento correcto del sistema nervioso, para el balance del agua del organismo y parta la circulación sanguínea.

Son una gran fuente de hierro vegetal o no hemínico, este hierro se absorbe en menor proporción que el de origen animal pero, su concentración es mayor.

Son una gran fuente de calcio, aportan un 40% en comparación con una porción de leche. Son una gran opción para las personas que no pueden consumir calcio.

Aportan grandes cantidades de vitaminas del complejo B, sobre todo ácido fólico, necesario para las embarazadas pues previene alteraciones en el cierre del tubo neural en el feto. Las vitaminas del grupo B también son esenciales en la producción de energía de nuestro cuerpo, mejora la memoria y previenen o alivian estados depresivos.

¿Los porotos engordan?

Se cree que un plato de porotos es calórico y que por ende engordan, sin embargo, estos alimentos son ricos en todo tipo de micronutrientes, vitaminas, aminoácidos y vitaminas necesarias para una dieta saludable. La FAO asegura que el consumo de porotos ayuda a tratar los trastornos alimenticios como la obesidad.

Los porotos son ricos en fibras solubles, esto facilita la digestión así como reduce el colesterol LDL y regulan los niveles de azúcar en la sangre. Son además, bajos en grasa. Por estos beneficios son recomendados por organizaciones sanitarias para prevenir y tratar enfermedades como la obesidad, la diabetes y problemas cardiacos.

Preparación de porotos

Para preparar los porotos solo es necesario contar con una taza por cada dos comensales. Se recomienda dejar remojando los porotos en suficiente agua dese la noche anterior. Esta agua puedes utilizarla para cocinarlos o eliminarla y reemplazarla por agua fresca.

Cocínalos en una olla de presión para que se ablanden rápidamente, también puedes cocinarlos en una olla común, pero pueden tardar más. Una vez estén semiblandos preparar un sofrito con los vegetales, condimentos y carnes de tu preferencia y agrégalos a los porotos.

También te puede interesar:  10 ejemplos de tubérculos

Deja cocinar hasta que los porotos estén completamente blandos.

Respuestas a preguntas frecuentes

¿Cuál es el poroto más nutritivo?

No existe un consenso obre cual poroto es más nutritivo, simplemente se consideran tres tipos de legumbres como las más nutritivas y la mejor opción a la hora de comer:

Lentejas: Disponibles en una gran variedad de colores las más ricas en fibras son las verdes. Son recomendables para mantener equilibrados los niveles de azúcar.

Frijoles negros: Conocidas como judías negras o caraotas tienen una textura muy suave. Son ricas en manganeso, vitamina B1, hierro, fósforo y magnesio. Son las que más antioxidantes aportan.

Frijoles rojos: Son deliciosos y llenos de color. Son recomendables para mejorar la memoria, reducir el riesgo de sufrir un infarto y para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

¿Qué porotos lleva el locro?

El locro es una preparación muy reconocida en la zona de la cordillera de los Andes, desde Argentina hasta el norte de Chile, hasta el suroccidente de Colombia, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Perú.

Se prepara con porotos pallares, vegetales y cerdo siendo opcional el cuerito, mondongo y la tripa gorda.

Es un platillo con un alto contenido energético y muy nutritivo.

¿Porque los porotos dan gases?

Los porotos dan gases debido a sus componentes. Contienen oligosacáridos como la rafinosa, estaquiosa y verbascosa, hidratos de carbono que no se metabolizan en el estómago ni en el intestino delgado pues nuestro organismo carece de alfa-galactosidasa, la enzima que las hidroliza y las transforma en azúcares simples.

Estos hidratos de carbono pasan al intestino grueso y allí sufren el proceso de fermentación anaeróbica por las bacterias del tracto digestivo. Esta fermentación produce gases como el anhídrido carbónico, hidrógeno y metano. Estos gases producen las flatulencias y el mal olor.

Un truco para evitar los gases es eliminar los oligosacáridos. Esto puedes lograrlo remojando las legumbres desde el día antes de cocinarlas. Esto reblandece la piel externa y al cocinarlas lentamente se hidrolizarán los oligosacáridos de forma natural.

¿Te ha gustado el artículo?
User Rating: 5.0 (3 votes)
Sending

Derechos Reservados
© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rating

Simple Share Buttons