Saltar al contenido

Beneficios de usar faja

beneficios de usar fajas

La popularidad de las fajas proviene de la época de los corsés, cuando eran empleados para afinar la cintura de las mujeres. Son elementos elásticos que fijan la grasa y ajustan la cintura para facilitar la estilización de la figura.

Algunas ocultan la grasa para permitir a la usuaria o usuario el uso de prendas que de otra forma no le quedarían o lucirían diferentes. Existen además fajas con funciones medicinales, suelen emplearse luego de una operación quirúrgica.

Hoy en día cada vez más personas optan por el uso de fajas. Estos implementos de vestir cuentan con beneficios y desventajas.

beneficios de usar fajas

Factores a tomar en cuenta a la hora de vestir fajas

Para disfrutar de los beneficios de usar fajas se deben tomar en cuenta los siguientes consejos:

Uno de los principales errores al comprar una faja es el despreocuparse de la talla o escoger una demasiado pequeña. Esto, con el paso del tiempo puede generar problemas en el organismo.

Quienes emplean fajas sin la asesoría de expertos pueden ejercer demasiada presión sobre sus órganos vitales, por lo que puede producir daños sobre el sistema circulatorio, los órganos vitales y propiciar la formación de coágulos.

Se recomienda el uso de fajas cuando se cuenta con el consejo o valoración médica o especialistas en el tema.

Dependiendo de su uso se deben escoger de la siguiente manera:

  • Para uso diario: Se debe escoger entre una y dos tallas menos a las que se usa de manera habitual. No se recomienda el empleo de fajas ajustadas.
  • Para después de intervenciones quirúrgicas: Se debe utilizar la talla del pantalón que se acostumbra.
  • Para postparto: Deben ser recetadas de forma previa por parte de su médico.
  • Después de tratamientos estéticos: Se recomienda el uso de dos tallas menor a la común en su ropa diaria.
También te puede interesar:  Beneficios del ciclismo

Beneficios de las fajas

En el caso de las prendas de comprensión estas contribuyen al proceso curativo, reducen la inflamación, reducen las hemorragias y hematomas.

Para los vestidos que quedan muy ajustados y no podemos perder kilogramos de más es recomendable utilizar una faja. En ese caso se pueden ver los resultados de forma inmediata.

Hace desaparecer la barriga y eleva los glúteos y los hace lucir más moldeados. Permite disimular los molletes o michelines. El uso a diario permite moldear la figura.

Existen numerosos tipos de fajas como:

  • Fajas para el abdomen.
  • Fajas para piernas.
  • Fajas para glúteos.
  • Fajas de medio cuerpo.

Algunas fajas tienen tela antialérgica y tienen vitamina E para no lastimar la piel y nutrirla en el proceso.

En el caso de una intervención quirúrgica como una lipotransferencia en los glúteos o una laserlipólisis las fajas son necesarias nada más salir del quirófano para ayudar a poner toda la piel en su lugar y facilitar la recuperación.

Perjuicios de las fajas

El uso de fajas y corsés puede dificultar el comer y respirar. El estómago estará compactado por lo que impide el alimentarse de manera saludable y sustanciosa. Contienen las ganas de comer e impide la extensión del estómago al comer.

Es también difícil respirar, los pulmones se encontrarán comprimidos mucho más de lo usual, impidiendo la respiración profunda.

Las fajas y corsés obligan a mantener la espalda recta, algunas costuras y fijaciones del corsé que mantienen el estómago ajustado o son flexibles, por lo que mantienen la espalda derecha. Si no se está habituado a mantener una postura erguida, el sentarse con un corsé o una faja muy rígida puede ser muy incómodo durante largos periodos de tiempo.

También te puede interesar:  Beneficios de correr

En el caso de los corsés estos son difíciles de colocar y quitar. Los corsés modernos tienen ganchos por enfrente, pero lo modelos más elegantes, con lazos, requieren de la asistencia de un compañero.

El uso de fajas ajustadas puede provocar:

  • Problemas respiratorios: Hiperventilación o respiración intensa y rápida debido a la sensación de falta de aire.
  • Obstrucción del flujo sanguíneo: Incrementa el riesgo de padecer trombos en las extremidades inferiores y sufrir embolia pulmonar.
  • Desplazamiento de órganos: El útero puede ser desplazado hacia la vagina, esto provoca dolor, problemas menstruales, infertilidad e infecciones vaginales e infertilidad.
  • Deformación muscular: Atrofia la musculatura y puede producir desviación de la columna vertebral.
  • Alteración de funciones digestivas: Si la faja se emplea durante mucho tiempo puede provocar reflujo gastroesofágico, desnutrición y anorexia.